Uncategorized

A un año de ser mamá por segunda vez

Y si te digo que todo es más fácil de lo que esperaba? Un niño necesita un hermano, no hay mejor amigo que ese. Mis hijos juegan juntos, pelean, se quieren…gastan energía el uno con el otro. Y yo, como madre agradezco que sea así.

No puedo negar que no desespero a veces. El dinero no alcanza, la energía se me acaba, me deprimo y angustio…pero me he enseñado a mi misma a sonreír y a ser mi propio coach motivador. ¿No me siento bien? Sonrío,  pongo música alegre, bailo, hablo con alguien . Mis hijos no tienen la culpa de que  yo no me sienta bien, y  no  tienen que verme mal.